Líquidos permitidos en la dieta de la luna

Todo el mundo está hablando de la dieta de la luna y los maravillosos resultados que esta ofrece.

Su popularidad radica en que, además de hacerte perder entre dos y cuatro kilos, también te garantiza una rápida depuración del organismo.

Además de perder peso, la dieta de la luna, beneficia tu metabolismo, limpia tus órganos internos y elimina toxinas.

Al desintoxicarte, tu piel se verá mucho más saludable, limpia y tersa y brillante; tu cabello, mucho más abundante, dócil y sedoso; tus uñas crecerán más blancas y fuertes; en fin, tu apariencia mejorará y te verás más joven.

todos quieren los beneficios de la dieta de la luna, pues, según algunas personas,  sólo basta tener un poco de fuerza de voluntad para ingerir solamente líquidos durante poco más de un día.

Sin embargo, esta dieta implica mucho más que eso. Recuerda que no existen fórmulas mágicas para perder peso y todo régimen tiene su razón de ser, sus beneficios y sus sacrificios, además lo importante es que te sientas satisfecho con los resultados.

Como debes saber, la dieta de la luna, es un régimen para adelgazar que se aplica de acuerdo a las fases lunares.

Esta dieta, te permite tomar sólo líquidos durante 26 horas, contadas desde una hora antes del inicio de la luna llena o luna nueva, hasta las 25 horas siguientes.

Las personas que aplican este método para perder peso, deben ser saludables, es decir, no estar pasando por una enfermedad en curso, como los virus o gripes; no tener alguna condición crónica de salud, como diabetes, hipertensión o enfermedades preexistentes; no estar embarazada y no encontrarse en período de lactancia.

Otro factor que se recomienda antes de iniciar la dieta de la luna, es tomar en cuenta la cantidad de kilos que tienes de sobrepeso y tu índice de masa corporal (IMC).

Dicho esto, como consejo adicional, te recomiendo que tomes en cuenta que sólo podrás ingerir líquidos durante el período inicial de ayuno.

Ahora bien, es importante que el primer día, erradiques de tu alimentación, todo producto lácteo, bebidas gaseosas y bebidas azucaradas o con edulcorantes.

En este sentido, paso a enlistar una serie de bebidas que son permitidas durante las primeras 26 horas de la dieta:

• Agua mineral sin gas
• Zumos de frutas cítricas
• Jugos de frutas, colados para evitar tomar fibras o pulpa
• Té frío o caliente
• Infusiones de diferentes hierbas
• Mate frío o caliente
• Café

Estas bebidas no pueden ser endulzadas con azúcar, miel, jarabe, ni sedimentos de caña de azúcar (piloncillo o papelón). Tampoco se permite la ingesta de edulcorantes.

Una vez finalizado este período y al comenzar la fase de luna creciente o menguante, comienza la segunda etapa de la dieta de la luna, que consiste en un régimen de mantenimiento, cuyo objetivo principal, es evitar que ganes peso nuevamente.

Durante este tiempo, debes seguir consumiendo muchos líquidos y puedes anexar a tu dieta, frutas con fibra, gelatina de dieta, yogur descremado, ensaladas de hortalizas verdes y caldos sin grasa.

Cuando ya hayas terminado tu ayuno y consumo de líquidos, si quieres mantenerte con el peso perdido, debes modificar tu estilo de alimentación, comer de modo sano y balanceado, equilibrando los grupos alimenticios en cada comida y consumiendo todos los nutrientes necesarios.

Haciendo esto correctamente, agregando actividad física a tu rutina diaria y llevando un estilo de vida saludable, mantendrás tu peso ideal por mucho más tiempo.