Recetas de la dieta de la luna

Al estar leyendo este post, seguramente ya tienes mucha información acerca de la dieta de la luna, su metodología, riesgos y beneficios.

Sin embargo, lo más probable es que andes buscando desesperadamente, la manera de preparar lo que consumirás en esos días, ya que existe muy poca información, en cuanto a recetas de la dieta de la luna,

Lo primero que tienes que hacer es ir a un chequeo médico, con un nutricionista, para descartar cualquier condición que impida la realización de este riguroso régimen y solicitarle que mida tu masa muscular.

El índice de masa muscular, (IMC), te dejará saber cuánto sobrepeso tienes o si por el contrario, te encuentras dentro de los parámetros considerados saludables, para una persona de tu talla, sexo y contextura física.

Pide a tu nutricionista, que te indique un menú a seguir durante los días restantes del mes, en los que no harás ayuno.

Ahora bien, si quieres bajar los tres kilos, que la dieta de la luna promete que perderás, debes seguir al pie de la letra la metodología indicada.

Para realizar esta dieta, bajar de peso y desintoxicar tu organismo (especialmente tu hígado) debes seguir las siguientes recetas:

• Comenzar la dieta, una hora antes del cambio de fase a luna nueva o luna llena.
• Ingerir sólo líquidos durante las 25 horas siguientes, para sumar 26 horas de ayuno.
• Tomar aproximadamente dos litros de agua, que puede ser mineral, filtrada o de manantial.
• Consumir té, café, infusiones, sin azúcar, miel, ni edulcorante, pero le puedes agregar canela o una gota de vainilla.
• Consumir jugos o zumos sin azúcar, miel, ni edulcorantes, colados a fin de evitar consumir fibras o pulpa.
• Tomar caldos o consomés caseros, (no de sobre, cubos, ni deshidratados), sin sal, desgrasados y colados.
• Tomar líquidos sin ningún tipo de aditivo, es decir, nada de azúcar, sal, miel, edulcorantes, gas, proteínas, vitaminas o minerales
• No consumir alimentos sólidos, bajo ninguna circunstancia.
• No consumir lácteos, ni siquiera los descremados.

Puedes realizar la dieta de la luna son dos veces al mes, es decir cada vez que la luna cambie a Luna llena y cuando cambie a Luna nueva.

Ahora bien, ¿qué hacer en luna menguante y creciente? En estas fases, la dieta de la luna es un poco más permisiva y podrás consumir los siguientes alimentos:

• Todos los líquidos permitidos, igualmente sin azúcar, sal, miel, edulcorante, gas, minerales, proteínas, ni vitaminas agregados.
• Además de los líquidos podrás consumir uno de los alimentos que te enumeraré a continuación, pero sin mezclarlos, sólo una opción, que vas a dosificar en cinco raciones diarias:

  • Frutas, especialmente manzana, pera, kiwi, durazno, piña o naranja.
  • Ensaladas, conformada por hortalizas de hojas verdes, como la espinaca, el apio, berro y rúcula.
  • Yogur, sin azúcar y descremado; gelatina light o de dieta, sin azúcar.

Para mantener tu peso ideal, tendrás que hacer algunos ajustes el resto del mes, llevando una vida saludable, practicando algún deporte o actividad física moderada-

Siguiendo una dieta equilibrada, teniendo mucha fuerza de voluntad, siendo constante y manteniendo tu actitud positiva ante la vida diaria,obtendrás los resultados esperados.